martes, 18 de agosto de 2015

JUAN DE ESQUIVEL: DIEZ AÑOS DE CONQUISTA

Continuamos buceando en el mundo de los conquistadores; nos mantenemos en la zona antillana con un personaje mediocremente conocido como es Juan de Esquivel, normalmente considerado como el conquistador de Jamaica, aunque justo es decir que la isla ya contaba con asentamientos españoles desde los tiempos de Colón. 

Este sevillano, nacido en 1480, llegó por primera vez a las Américas en el segundo viaje de Cristóbal Colón en 1493. Participó en la conquista de La Española y fue comisionado por los vecinos de la misma para solicitar en España que el tercio real de las ganancias obtenidas por los colonos se redujera a un quinto, lo que fue conseguido con éxito. En 1503, acomete su primera empresa personal de conquista enviado por el gobernador Nicolás de Ovando. Se trataba de la pacificación de la provincia de Higüey, el extremo oriental de La Española; de hecho, la misma etimología del topónimo hace referencia a la luz, al lugar por donde sale el sol. La misión consistía en sofocar la rebelión del cacique Cotobamaná, lo que Juan de Esquivel realizó con brutalidad y contundencia persiguiendo a los indígenas hasta la isla de Saona acabando con la vida de los más problemáticos en el transcurso de la operación. Finalmente, el cacique Cotobamaná y él acordaron una tregua intercambiándose mutuamente los nombres, según la costumbre indígena.

Pero a pesar de llevar el nombre de nuestro protagonista, Cotobamaná no se dio por vencido y poco después organizó un nuevo alzamiento. Juan de Esquivel, esta vez con la ayuda de nuestro viejo conocido Ponce de León (ver este artículo), derrotó definitivamente a los taínos tomando cientos de prisioneros y arrasando sus poblados. El cacique Cotobamaná fue ahorcado en Santo Domingo. Esquivel se retira a la misma ciudad, donde contrae nupcias con Beatriz Álvarez de Herrera, después de fundar la villa de Salvaleón de Higüey.

Seis años más tarde, el nuevo gobernador, Diego Colón (hijo de Cristóbal Colón), reclama sus servicios para la conquista de Jamaica. Esta isla había sido cedida por la Corona a Alonso de Ojeda y Diego de Nicuesa (más tarde nos ocuparemos de sus historias) como base de operaciones para la exploración de Tierra Firme. Sin embargo, ante lo que veía como una violación de sus derechos, Diego Colón tomó la delantera en la ocupación de la isla. Juan de Esquivel arribó con sesenta hombres al norte de la futura Jamaica en 1510, donde fundó las bases de Nueva Sevilla y Melilla, además de un astillero, con el objetivo de expandirse hacia el sur. Pero se llevó una decepción al comprobar la inexistencia de riquezas de ninguna clase. Muchos de sus hombres le abandonaron. 

Al principio, Esquivel obró bien iniciando los repartimientos de tierras para su cultivo y preocupándose por la conversión de los pacíficos nativos, pero estos empezaron a escapar hacia los montes. El conquistador decidió someterlos por la fuerza a un régimen de explotación. El rey envió a un inspector a la isla y, a pesar de que la agricultura y la ganadería prosperaban, empezaron a acumularse cargos sobre su cabeza. El 10 de diciembre de 1512 se emitió una cédula en la que se enumeraban sus faltas apartándolo de su mando.

Juan de Esquivel falleció al año siguiente por causas desconocidas, tras diez años de conquista desde el inicio de la pacificación de Higüey. Esta oscuridad que rodea su final, la crueldad de la que tantas veces hizo gala con los indios y el hecho de que Jamaica fuera una isla poco valorada por el Imperio Español -pronto pasaría a manos inglesas, por lo que la cultura española apenas dejó huella en ella- hacen que esta figura no sea tan recordada como otros célebres conquistadores. Sin embargo, en este blog no queremos olvidar a ninguno de los protagonistas del apasionante hecho de la Conquista, por lo que hemos dedicado una entrada a Juan de Esquivel.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada